¿Qué es la venta social?

En pocas palabras, la venta social es cuando los vendedores utilizan las redes sociales para interactuar directamente con su público objetivo. Los posibles vendedores sociales pueden ser considerados como líderes de opinión por posibles clientes, ya que proporcionan valor a través de conocimientos de la industria, compartiendo experiencia y ofreciendo soluciones a preguntas comunes de los consumidores a través de la creación o el intercambio de contenido perspicaz. En última instancia, el objetivo de esta táctica es generar confianza con un cliente hasta que esté listo para invertir en un servicio o producto.

La idea contemporánea de la venta social se remonta a alrededor de 2005, cuando la Universidad de British Columbia llevó a cabo un estudio y descubrió que cuando hay similitudes incidentales entre un comprador y un vendedor, es más probable que se realice una compra. El pionero del marketing digital Nigel Edelshain, fundador de la frase Sales 2.0 puso esta ciencia en práctica al utilizar los principios de la venta social para enfocar sus técnicas en ganar prospectos apareciendo ante ellos, en lugar de intentar cerrar una venta una vez en la sala, a través de un lanzamiento o en una reunión.

En el mundo digital conectado de hoy en día, las personas tienen más voz que nunca, y los clientes pueden descubrir casi todo lo que desean sobre un producto o servicio entre sí, con unos pocos clics del mouse. Investigaciones recientes de Price Waterhouse Cooper descubrieron que el 78% de los consumidores se vieron influenciados por las redes sociales de alguna manera al comprar, mientras que casi la mitad dijo que las revisiones, comentarios y comentarios en las redes sociales influyeron en su comportamiento de compra. Sin embargo, no todo es siempre positivo. Según comenta Roberto Robles, experto en temas de marketing digital, es importante tener presente que “esta confianza y confianza en las redes digitales hace que sea fácil descubrir información negativa sobre una empresa en la web; pero, también existe un enorme potencial para influir en la decisión de compra de un consumidor de manera positiva a través de la venta social”.

¿Por qué es tan importante la venta social?

Los consumidores de hoy en día son conocedores y menos susceptibles a las técnicas de venta tradicionales. Con el 90% de los responsables de tomar decisiones que nunca responden a una llamada en frío, ya no es lo suficientemente bueno como para adoptar una mentalidad de talla única para el plan de ventas en línea de su organización. Es esencial adaptar los esfuerzos de su equipo de ventas a la persona. Esencialmente, una gran parte de la venta social es pensar en las cosas desde la perspectiva del cliente y abordarlas con una introducción cálida, en lugar de un discurso frío e impersonal, y es una habilidad esencial y valiosa.

Cuando se trata de vender, lo más importante que sobresale en Internet es desarrollar relaciones. Junto con la construcción de relaciones, ofrece la oportunidad de establecer la confianza con clientes existentes y potenciales y, en última instancia, impulsar las ventas. El éxito de la táctica ha sido reportado por influencers como Forbes, con el 78% de los vendedores que utilizan plataformas sociales que superan a sus medios no sociales usando pares y el 23% que exceden sus cuotas.

El futuro de la venta digital

Si bien la venta social ha ganado impulso entre los profesionales de ventas, la venta digital todavía está en pañales y ofrece enormes oportunidades para las organizaciones que desean sobresalir en línea. Con la venta social centrada en los activos sociales, la venta digital implica el aprovechamiento de los activos digitales. Estos incluyen actividades como automatización de ventas, CRM, presentaciones en línea, documentación digital, etc. Al crear una estructura organizativa alrededor del contenido y un entorno para medir su consumo, el interés del comprador y la intención de compra pueden evaluarse e influenciarse para convertir las ventas.

En resumen, la venta digital es un componente importante del proceso de ventas, mientras que el uso de las redes sociales proporciona un margen para aumentar los ingresos. Si su empresa no quiere quedarse atrás, capacitar a su personal para comprender y aprovechar el poder de las tecnologías digitales generará pistas al permitirles expandirse a los consumidores en estas plataformas (aparentemente interminables), al tiempo que les da la autonomía. ser lo más creativo posible con las nuevas herramientas que se les han dado.